jueves, 15 de julio de 2010

PAZ PARA PANAMÁ

La izquierdista Suntracs-Frenadeso está desestabilizando al país, sacan provecho del caos. No perdamos de vista que ellos mismos a través del sitio “Kaos en la red” se identifican como guevaristas, creen en la guerrilla urbana y la creación del caos para llegar al poder.

Recomiendo a la gente seria, sinceramente preocupada por su país, que no se identifique con ellos. Este es un gobierno constitucional, todo aquel que quiera el poder que lo haga conforme a las reglas de la democracia, que espere el 2014.

Panamá se merece mejores días que el caos intencional provocado por una izquierda trasnochada y malintencionada. No obstante, no es conveniente sentarse en los barriles de pólvora o cubrirse con tanques de gasolina como estrategia para evitar un desenlace que a la larga afectara a todo el país.

Estoy seguro que el presidente y el vicepresidente desaprueban eso. Para que nos sirva de experiencia: quien sea el imbécil que da ese tipo de órdenes a los estamentos de seguridad, le recomiendo que no podemos tener otro “librito aparte", mientras se está negociando y concertando para beneficio de Panamá.

Afortunadamente este gobierno tiene excelentes funcionarios que creen en la democracia y su funcionalidad. En una gestión compartida y concertada, el vice presidente Juan Carlos Varela y el ministro Jimy Papadimitriu alcanzaron acuerdos con el pueblo de Changuinola. Estos incluyen la no entrada en vigencia de los artículos 12,13 y 14 de la ley 30 del 2010, hasta que se llegue a un acuerdo en un diálogo nacional en un periodo de 90 días.

Muchas iglesias y sus miembros están en oración permanente desde esa fatídica semana, mientras otros malos panameños continúan conspirando. Esto no se trata de tumbar a un gobierno electo por la gran mayoría ciudadana o azuzar al pueblo para crear condiciones de inestabilidad. De otro lado tampoco se trata de arrogancia, intransigencia e improvisación.

Ahora no hay ninguna excusa para una huelga nacional. Eso solo puede existir en la mente de pseudo líderes intransigentes y que definitivamente no aman nuestro país y su gente.

Los padres de familia queremos hacerle saber a estos dirigentes irresponsables que la educación no puede vincularse a un movimiento que se comunica por medio de la violencia. Reafirmamos nuestro rechazo al llamado a huelga de los docentes. No a otro paro en la educación de nuestros hijos. Apoyemos la continuidad de la educación de nuestros niños. ¡Ni un paro más!

Queda pendiente aplicar la ley en donde se cumplieron los tres presupuestos: cierre de calles, se ejerció violencia y se daño propiedad pública y privada. Las pérdidas de vidas humanas no tienen justificación. Queda pendiente deslindar responsabilidades donde las hay de parte y parte.

Lo urgente es abrir los canales necesarios para el dialogo permanente. Sentarse en la mesa del dialogo, en el altar de la concertación, conversar por el bien de todo el país es prioridad. Paz para Panamá.

1 comentario:

AGUSTIN dijo...

No conozco la situación concreta. Pero si el pueblo está en huelga, si la violencia ganó las calles, si las iglesias están orando... creo que la situación del presidente está más que complicada.