viernes, 11 de julio de 2008

JUGAR A LA DESCALIFICACIÓN

Por experiencia propia sé que el único ser moralmente perfecto se llama Jesús y por ahora no ha demostrado interés en ser presidente de nuestro país, porque así de simple, él esta más interesado en cambiar profundamente nuestro corazón, por lo que entre el resto de los mortales no existe tal cosa como el candidato divinamente perfecto. Todo eso para introducir el tema de la estrategia de ganar por descalificación. En este pequeño país de tres millones de habitantes, ese jueguito tiene su riesgo, porque normalmente todos nos conocemos, todos tenemos algo que nos puedan cuestionar. Lo que resulta criticable de un candidato, también lo es de otro, algo así como el aforismo que dice “no debemos escupir hacia arriba” o “al señalar a otro, olvidas que los otros cuatro dedos están apuntando hacia ti”. Es evidente que durante el desarrollo de la campaña del candidato Varela, causo molestias a los que la lideran, el hecho que algunos de “mala fe” se atrevieran a poner en duda la imagen del candidato porque él y su familia son dueños de una centenaria licorera, sometiéndolo a un duro cuestionamiento moral. Si bien los productos de Varela Hermanos están posicionados en el mercado y son los preferidos en el consumo del bebedor habitual, el que toma nadie lo obliga, no obstante, quedaron muchas preguntas en el aire.

No voy a hacer una defensa a priori del consumo de licor, puesto que soy totalmente abstemio, sin embargo para los que quieren seguir por esa línea, aceptó que este tema en E.U. nación con una tradición fundamentalista evangélica, es seguro que eso pesaría grandemente en contra del candidato. Admita usted también que el mismo triunfo de Varela le dice que ese tema en relación al candidato, aquí es incuestionable y pertenece al campo privado. Asimismo, observe que nuestra oscilante sociedad no tiene ningún problema, en aprobar leyes que permitan que los dineros producto del narcotráfico sean reinvertidos en programas antidrogas (moralidad relativa), así como no les incomoda que un presidente y el ministro de la cartera correspondiente reciban una jugosa comisión, por un préstamo negociado con la banca o con las IFIs (lo legal no necesariamente, es moral), sin que gobierno alguno cambie tal disposición. En lo moral es necesario mirar el bosque entero y no solo el árbol que tengo enfrente de mis ojos, porque se corre el riesgo de reflejar no un carácter ético, sino más bien una actitud hipócrita. Es lógico suponer que un número plural de ataques como estos contra otros candidatos van a darse a medida que se acerca el 3 de mayo de 2009, lo importante es enfocarse en un debate de altura, analizar ideas contra ideas, capacidad de liderazgo, programas de gobierno y como van a solucionar los problemas del panameño de a pie. Mis respetos y admiración para las personas de integridad, pero lo mejor seria que todos los ciudadanos, incluyendo aquellos moralistas de conveniencia, conozcamos el profundo significado de la palabra ética. Ver artículo relacionado "CAMPAÑA SUCIA" en http://recursossinlimites.blogspot.com/

2 comentarios:

Raoul Leal dijo...

Algunos piensan que la comentada campañita, maliciosamente provino de otra campaña que quería pescar en río revuelto, ni siquiera de la campaña de Vallarino, aunque nunca fue el interés de este otro candidato hacer una alianza con Alberto ni con nadie. Haciendo abstracción de cada uno de los candidatos pensé ¿Quien hace un gran negocio vendiendo esos productos en sus 25 supermercados por todo el país? La respuesta a esta mi pregunta sería confirmada luego en un programa de boxeo y comprobé que efectivamente no valía la pena freír mi cerebro, ni gastar mi tiempo en eso, porque la larga cola llegaría hasta los diezmos que recibe la iglesia, sea esta católica o evangélica o a las becas de muchos niños que dona cierta fundación. Ahora es bueno saber que el candidato Varela esta capacitado, para afrontar cualquier cuestionamiento, y que garantizo no le hará ningún daño.

Rafael Montes Gómez dijo...

Tome en cuenta también que el relativismo moral esta acabando con nuestra sociedad, al igual que destruyo a la Roma antigua, así como es igual de decadente pretender imponer por la fuerza preceptos morales que incluso aquellos que lo imponen, no cumplen, tal como le paso a la civilización antigua del pueblo hitita (heteos). El ejemplo de la dicotomía –que nadie se atreve a tocar el tema- “la droga es mala, pero el dinero que ella produce es bueno si se usa para una buena causa- es propio de una sociedad que vive bajo el relativismo moral. El otro ejemplo acerca de las comisiones por préstamos que endeudan a toda una nación y generaciones enteras, es propio de la discusión acerca de que lo legal no necesariamente es moral. Es bueno saber como anote al principio que Jesús esta más interesado en hacer un cambio en nuestras mentes y corazones -ya no se trata de lo legal, ni de la moral relativa-, su ley moral es más alta así como sus preceptos, que por cierto nunca pretendió obligar a nadie a que crea en él, ni a imponer sus principios éticos por la fuerza (Hebreos 10:16).